No. No se entiende Tacubaya sin el Gimnasio Lupita. Pero los golpes, las ganchos, las ponchadas y el sudor de quienes sueñan con ser campeones y fajarse el cinturón, de aquellos que no dejan de abrazar en la mente un campeonato, sigue en casa de quien sentencia que “dejar de luchar es comenzar a morir”.

PEDRO ANZA los ve entrenar, se vuelve testigo de las escenas de cuadrilátero y las enseñanzas que, a fuerza de gritos, se pronuncian entre los alaridos y mentadas de madre que inundan el gimnasio.

Parece que la nada habita la caja oscura. Sigilosa, la superficie emulsionada espera la luz que pasará por el orificio para fijar la imagen que nos será revelada: una foto cuya técnica sigue siendo una mezcla de asombro, cálculo preciso, química pura y la persistencia de quienes siguen experimentando y mostrando la poderosa belleza de la FOTOGRAFÍA ESTENOPEICA, la que no sólo resiste sino que resurge en México en su aparente simplicidad.

DE LAS MEJORES es una selección del trabajo realizado por los fotoperiodistas de la agencia Cuartoscuro.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí