Porque vale la pena. Porque hay que documentarlo. Porque habremos de recordarlo todos los que estamos viviendo estos días, semanas y meses en que un virus dio un giro a la vida cotidiana de los habitantes de este país, así como de –podría afirmarse– el mundo entero.

Habíamos ya dedicado nuestra edición anterior completa a hablar a través de imágenes de cómo ese agente microscópico –repudiado, temido, pero sin duda una especie de celebridad de la que en todo momento hay noticias, datos, cifras y estadísticas– iba inoculándose en casas, hospitales, banquetas, comunidades, ciudades y estados a la largo y ancho de México, dejando a su paso miedo, incertidumbre, azoro, incredulidad, sospechas y negación. No todo estaba dicho.

Lo documentado hasta hace entonces fue, sin duda, un esbozo de lo que estaba por ocurrir, al igual que lo que acontece hoy puede ser apenas la antesala de nuevos escenarios. Así que sí. Por eso. Porque creemos que esta pandemia tiene un poder transformador, quebrantador de ánimos, promotor de solidaridad, propulsor del dolor, generador de esperanzas o destructor de economías y sistemas sanitarios, decidimos dedicar otro número completo al CORONAVIRUS Sars-cov-2, el causante de Covid-19.

En la situación de emergencia que dividió a los ciudadanos y a las actividades en esenciales y no esenciales, los fotoperiodistas quedaron en la primera categoría. Ellos sí podían y pueden estar en la calle para dejar huella del paso de este fenómeno en nuestro territorio. Hoy brindamos el espacio no sólo a sus fotografías, sino a sus palabras, las de quienes no se han quedado en casa y han salido para narrar, en un coro de voces diversas, sus
reflexiones y sus historias.

Hoy, en medio de una situación de reapertura paulatina de la economía, así como de bienes y servicios en el país, imprimimos ambos números especiales, los cuales estarán disponibles en nuestros puntos de venta usuales. Invitamos a nuestros lectores a adquirirlos y a hojearlos de nuevo, con la garantía de que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, leer un periódico o una revista en papel no transmite el coronavirus.

Portada: Despedida con música en el panteón número 13 de esta ciudad fronteriza (Detalle). Tijuana,
Baja California. Abril 20, 2020. © OMAR MARTÍNEZ / CUARTOSCURO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí