Noventa años atrás, con el aeroplano como símbolo, Le Corbusier declaró inaugurada la era de “la mirada a vista de pájaro”. Si bien el arquitecto suizo elogiaba el progreso aeronáutico de su siglo, es probable que estuviera maravillado más por la fantasía de ver como Ícaro, que por las alas de Dédalo.

Esta conquista de los cielos que hoy permiten, ya no solamente el aeroplano, sino los distintos vehículos aéreos, implica una nueva comprensión de los espacios que sobrevuelan.

En el caso de las fotografías de Santiago Arau (Ciudad de México, 1980) este nuevo modo de ver el paisaje natural y urbano, desde las alturas, revela también otras dimensiones políticas y sociales.

Territorios, la primera exposición individual de Arau, reúne siete años de trabajo y 33,302 kilómetros de recorrido a lo largo, ancho, alto y profundo de la República Mexicana.

Con pericia documental y curiosidad artística, Santiago recompone la realidad del paisaje aéreo y terrestre. Ya sea pilotando un dron en la cima de un volcán, con cámara en mano desde un helicóptero o disparando a través de la ventana de un avión, nos descubre paisajes improbables y exuberancias naturales, pero también nos enfrenta a desastres ambientales, arbitrariedades urbanas y a lo despiadado de las fronteras, sin olvidar los rostros de los que habitan esos lugares.

Las imágenes en esta exhibición sacuden, replantean la pregunta por nuestra posición en el mundo e instan a relacionarnos con nuestros territorios desde el asombro y la conservación.

Territorios no es únicamente una exposición de foto aérea a partir de la sublimidad de la exuberancia natural o de la plasticidad del paisaje, también, y sobre todo, es un discurso ambientalista y humanitario.

La muestra estará abierta en el Museo Amaro, en Puebla, hasta el 1 de enero de 2022.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí