Por José Álvarez
El organillero Juan © José Álvarez
El organillero Juan © José Álvarez

La urbe, moldeada a mano con sus edificios y paisajes, alberga una atmósfera que se alimenta con la vida de su gente: miradas, sonrisas, manos y rostros vuelven única a cada ciudad; instantes del acostumbrado drama cotidiano.

La música es uno de los principales nutrientes de la urbe. Concentra historias que a través de sus intérpretes dan cuenta de una identidad única. Los grandes clásicos del rock alternan con los corridos populares entre calles llenas de bullicio y vendedores ambulantes; los transeúntes hacen parada para deleitarse y observar al músico trovador en un escenario urbano que entre aplausos o indiferencia le proporciona algunas monedas que llevar a casa.

Son artistas de la música que día con día se encargan de hacernos recordar alguna vieja melodía, un amor de juventud o bien alguna aventura pasada. Rostros de la Música Urbana es un portafolio fotográfico dedicado a todos aquellos músicos urbanos que diariamente nos deleitan con las melodías que sin quererlo se  han colado en la vida cotidiana de cada ciudad.

 Galería de imágenes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí