Texto y fotos por Ozzy García

Foto: © Ozzy García

“¿Porque a mí? —pensé mirando mi mano herida con el tripie de la cámara—, y todavía tengo que manejar la motocicleta…” A mi lado, un hombre de bigote, anteojos y risa amigable comentó: “Está cabrón manejar con la mano así, ¿verdad?”
—Si carnal, traigo tres suturas en la mano derecha, que es la que utilizo para acelerar— respondí molesto y enojado. Inmediatamente me mostró el brazo con el que sostenía el casco de su motocicleta. Faltaba el antebrazo.
—Si carnal…

Así lo conocí.

—El Morrison me llaman, soy fotógrafo—. Maniobra su cámara como un profesional y el acelerador de su moto únicamente con la parte superior del brazo derecho debido a una anomalía de nacimiento. Por la madrugada comienza con una de sus varias actividades como padre, esposo, amigo, fotógrafo y repartidor. Distribuye el diario “El Mosquito” por todo el centro de Querétaro cuando el mundo duerme. Llegada la mañana saluda a sus colegas con el claxon, bajándose a saludar a los “valedores” con afecto y determinación. Querétaro es su hogar.

El día comienza con unos quince años. Un colega le acompaña para retratar a la cumpleañera. Morrison da indicaciones; dirige como lo hacen los profesionales: un plano y luego otro, ajusta las luces, compone un retrato con la mamá… Sabe que el cliente es primero y nada lo detiene para satisfacerlo.

Galería de imágenes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí