Fotografía en color a partir de blanco y negro

Por Carlos Jurado

© Carlos Jurado. Adicromo. 1981

La fotografía en color es posible gracias a los tres colores considerados como primarios de la luz: rojo, verde y azul. La suma de ellos en iguales proporciones produce la luz blanca; mezclados en diferentes proporciones reconstruyen los restantes colores del espectro. Este proceso se conoce como Aditivo.

La separación de colores de una imagen a reproducir por medios fotográficos, tiene que hacerse necesariamente a través de filtros de los colores mencionados, pero su impresión requiere de otros, conocidos como complementarios y que son:

  • el amarillo complementario del azul,
  • el cyan complementario del rojo y
  • el magenta complementario del verde.

Estos complementarios obran en sentido inverso. Mezclados en iguales proporciones dan por resultado el negro, pero en las cantidades adecuadas, de acuerdo con la imagen a reproducir, reconstruyen todos los demás colores. Este proceso se conoce como Sustractivo.

Todos los procesos antiguos de color fueron aditivos. A la emulsión sensible en blanco y negro se antepusieron pantallas (separadas o integradas a ella), a través de las cuales se hacía la toma; éstas se fabricaron de diversas maneras. En algunos casos con granitos microscópicos de fécula de papa y en otros a base de líneas o cuadrículas de los colores rojo, verde y azul. Estos granitos o líneas actuaban como filtros de separación y como en el proceso de revelado el negativo se invertía, producían una transparencia de colores.

Para leer este artículo completo adquiera Cuartoscuro 112  en tiendas  Sanborn’s, librerías Educal y  De Cristal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí