Por Carolina Romero

A pesar de que el 9 de noviembre próximo se cumplen 30 años de la caída del muro de Berlín, Adrián Bodek asegura que en Alemania todavía se habla de él y se siente su presencia.

Los viajes del fotógrafo a la línea en donde se erigió la barrera de seguridad que separó a la ciudad europea en este (controlado por el régimen socialista) y oeste (regido por la democracia) durante 28 años, comenzaron un año antes de que el mundo viera el desplome de la pared de hormigón que se convirtió en el emblema de la Guerra Fría.

Entonces, “me impactó que una ciudad pudiera estar amurallada con una frontera interna, haber visto a una sociedad partida a la mitad, que vecinos, amigos y familiares estuvieran separados sólo por razones políticas”, cuenta.

Tras el 9 de noviembre de 1989, Bodek volvió varias veces a Berlín, pero fue entre 2007 y 2016 cuando recorrió los casi 42 kilómetros que conformaban la muralla y los miró de manera distinta… a través de su cámara.

Sus imágenes, una visión de la cotidianidad callejera que envuelve el ambiente de los lugares en donde se encuentran los restos del muro, se encuentran reunidas en la muestra Lo que era y ya no es, que se inaugura este jueves 17 de octubre en el Museo de la Ciudad de México.

El proyecto de Bodek reflexiona acerca de las consecuencias de la caída del muro, que viven los habitantes de Berlín, en contraste con el pasado y el presente de un espacio atemporal.

“Las imágenes de la exposición generan un diálogo sobre el tema de los muros y todo lo que conllevan, y creo que ese momento histórico hay que recordarlo para que lo sucedido entonces no se repita”.

La muestra permanecerá hasta el 6 de enero de 2010.

1 COMENTARIO

  1. Amerita una visita obligada, de seguro una gran experiencia. Tuve la fortuna de visitar la DDR y también posterior a la caída. Digamos que está cita, es un must.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí