Texto y fotos por Adolfo Vladimir

La charrería es una tradición que conjunta habilidades ecuestres, vaqueras y ganaderas propias del charro mexicano, la cual se realiza como un deporte y espectáculo de gran popularidad en el país. El 1 de diciembre de 2016, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Fue en los siglos XIX y XX cuando ganaderos dedicados a la cría y pastoreo de ganado, como parte de su trabajo, desarrollaron técnicas lúdicas de manejo de ganado que luego se convertirían en un deporte.

Entre sus tareas en el rancho estaban cazar ganado fugitivo, clasificar para identificación y atrapar toros y caballos. Estas labores fueron las primeras versiones de los eventos charros. Antes de la Revolución Mexicana, las competencias de trabajo en el rancho eran generalmente entre haciendas, pero luego de la disolución de las mismas, las tradiciones charras se perdían lentamente.

Entonces, grupos de charros de todo el país formaron la Asociación Nacional de Charros en 1921.

El torneo charro o charreada consta de nueve eventos o “suertes charras” organizados en un orden particular (nueve para los hombres y uno para las mujeres): cala de caballo, piales, colas en el lienzo, escaramuza, jineteo de toro, terna en el ruedo, jineteo de yegua, manganas a pie o a caballo y paso de la muerte.

Los equipos, llamados asociaciones, compiten entre sí para convertirse en campeones estatales, regionales y nacionales. Los competidores son juzgados y evaluados tanto por el estilo como por la ejecución.

Las imágenes de este reportaje fueron realizadas en las competencias del pasado Campeonato Nacional del Mezcal y la Plata Zacatecas 2022, el cual se llevó a cabo en el lienzo charro Antonio Aguilar. El Rancho El Quevedeño, de Jalisco, fue el campeón nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí