El azul cristalino de las aguas del Caribe mexicano se perdió entre las toneladas de sargazo que han cubierto las costas en Cancún, Playa del Carmen e Isla Mujeres.

La mancha café se hace cada día más grande, a pesar del esfuerzo de trabajadores que día a día recolectan lo que pueden. La jornada de los sargaceros inicia a las 6:00 de la mañana y dura aproximadamente ocho horas; el pago que reciben es de 260 pesos por día. Sin embargo, aseguran, “este trabajo es de nunca acabar”.

Algunos turistas intentan disfrutar de la playa a pesar del arribo masivo de sargazo; sin embargo, hoteleros se quejan de la baja en el aforo, que para estas vacaciones se esperaba hasta un 80% de ocupación, pero apenas se llega al 50%.

Con información de Isaac Esquivel

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí