Durante más de tres años, las escuelas preescolar y primaria de la comunidad chiapaneca de Tabac permanecieron cerradas debido al incremento de ataques armados provenientes desde la región de Santa Martha Chenalhó; violencia que, a la fecha, prevalece en el lugar.

De acuerdo con los pobladores, las agresiones son perpetradas por grupos armados de corte paramilitar. Decenas de heridos y fallecidos son la prueba fehaciente de la inseguridad. Además, las familias han tenido que desplazarse de forma intermitente desde 2018; han abandonado sus cultivos de café y maíz por miedo a ser atacados y por la constante presencia de estos grupos delincuenciales a sus alrededores.

Habitantes de los poblados más afectados aseguran que los ataques han disminuido; sin embargo, siguen latentes.

Aunque a diario se registra un promedio de dos, los habitantes se han visto en la necesidad de regresar de a poco a cosechar sus cafetales, mientras que los niños volvieron a clases desde agosto del año pasado, aunque de forma irregular a causa de las balaceras.

Uno de los salones de la escuela ha sido sellado con concreto para proteger a los niños, quienes no salen al receso al patio como en cualquier otra institución, sino que toman las clases una tras otra para no ser objetivos fáciles de estos grupos armados.

Con información de Isabel Mateos/ Cuartoscuro.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí