Buscando en un sentido que indague más sobre sus coincidencias y paralelismos, más como disciplinas hermanas que como antagónicas, el libro del teórico Philipe Dubois, Fotografía y cine, busca precisamente indagar en el “y” para profundizar en la naturaleza de la imagen en un nivel que se nutra de ambas disciplinas y a la vez se enriquezca de sentido propio.

Este sentido de analizar las disciplinas sin hacer esas tajantes divisiones, responde a un medio y una época que cada vez diluye más sus límites, donde las particularidades de la foto fija se trasladan a la pantalla de cine y viceversa, resultando un ejercicio inútil escribir fórmulas o cerrar conceptos, ya que la trans y multidisciplinariedad son imperativos en esta época contemporánea.

¿Qué puede decirnos la fotografía sobre el cine? ¿Qué puede decirnos el cine sobre la fotografía? son algunas de las grandes interrogantes de Dubois, que, conocido por su tratado “El acto fotográfico”, se enfrentó, al poco tiempo y con el enorme avance de las tecnologías (cambiando con ello el medio) su discurso sobre la especificidad de la imagen fotográfica, el cual se volvió caduco y erróneo, puesto que ya no se trata de limitar los campos del conocimiento de tal o cual disciplina, sino que llegó al punto de convertirse en un obstáculo para el análisis de la vida de la imagen.

Es bajo este pensamiento que decide analizar la obra de fotógrafos que son, a su vez, cineastas, llevando la relación de la memoria a través de la imagen a la pantalla, utilizando la autobiografía como el medio para abordar una realidad. Ejemplos de ellos encontramos en Raymond Depardon, Chris Marker, Agnès Varda o Robert Frank; la relación entre la fotografía como cine, explorado a través del film La jetée, de Chris Marker, y la función de la memoria como fotografía.

Explora también a la fotografía panorámica como un facsímil del cine o la imagen-movimiento, que todo lo condensa y que presupone un barrido de la mirada que invita al movimiento.

En un sentido más amplio, la utilización de la fotografía en su especificidad de imagen, creando un “efecto-filme”, analizando además el movimiento en la fotografía.

En una extensión menos considerable, Dubois se acerca a la obra de artistas como Rondepierre, Victor Burgin, Michel Lamothe o Hervé Rabot, quienes utilizan la imagen proveniente de medios como el video, Elaine o los medios impresos para dar a conocer sus impresiones o conceptos.

La edición corre a cargo de la Serie Ve, de Editorial Océano.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí