Una película no es más que una serie de fotografías en movimiento. Cada segundo en pantalla se conforma por 24 fotogramas que, unidos, dan lugar a la secuencia del filme. De ahí la importancia y relación nata que tiene la imagen con el mundo cinematográfico. Sin embargo, más allá de esta premisa, la fotografía siempre ha sido objeto de inspiración para que guionistas y directores lleven a la pantalla grande las historias que rodean al oficio del fotógrafo.

Hay un sinfín de largometrajes en los que la fotografía tiene un papel protagonista, aquí te presentamos cinco que consideramos imperdibles si eres apasionado de la imagen.

El fotógrafo de Mauthausen (2018)

Dirigida por Mar Targarona, esta película española cuenta la historia de Francisco Boix, fotógrafo español que fue llevado prisionero al campo de concentración de Mauthausen, Austria, durante la Segunda Guerra Mundial.

Ahí, trabaja en el laboratorio fotográfico de los nazis y esconde los negativos que prueban los crímenes que cometía el régimen alemán contra los judíos. Boix atestiguó y también retrató la liberación del campo y los juicios de Nuremberg. El filme es protagonizado por Mario Casas.

 

Retratos de una obsesión (2002)

Este largometraje estadounidense, escrito y dirigido por Mark Romanek, gira en torno a la historia de Seymour Parrish, escenificado por Robin Williams, quien es un técnico de laboratorio fotográfico en una tienda de revelado en Los Ángeles, California, donde vive solitario y depresivo. Para él, “las cosas pequeñas son las que hacen la película de nuestras vidas”.

Entre sus clientes de años se encuentra la familia Yorkin, con cuyos miembros se obsesionó. Seymour los admira, añora su vida perfecta, memoriza cada detalle de ellos y finalmente comienza a acecharlos. La trama se desarrolla con la fantasía de Seymour de formar parte de los Yorkin, lo que desencadena una serie de situaciones que dejan al descubierto la fragilidad de la familia, sus traumas de la infancia y que lo llevan a prisión.

Williams ganó el premio Saturn al mejor actor en 2003 por su trabajo en este filme.

 

McCullin (2012)

Centrado en la legendaria figura del fotoperiodista británico Don McCollin y protagonizado por Harold Evans y el mismo McCollin, este documental cuenta su historia a lo largo de varias décadas, aborda su “adicción” a los conflictos bélicos y la manera en que capturó escenas de la Guerra de Vietnam, la Guerra Fría y conflictos en África que se convirtieron en fotografías de primera plana. Además, plantea la situación de la prensa y el fotoperiodismo durante la segunda mitad del siglo XX.

Dirigido por David Morris and Jacqui Morris, el filme se puede ver en Netflix.

 

Los gritos del silencio (1984)

Las anécdotas del corresponsal de la guerra de Camboya Sydney Schanberg durante el conflicto, y la historia de supervivencia de su amigo Dith Pran, son narradas en esta película, que fue dirigida por Roland Joffé.

El protagonista conoce a Pran, un nativo que se convertirá en su traductor a lo largo de la guerra. Sin embargo, después del derrocamiento del gobierno, vivieron refugiados en la embajada francesa, pero cuando quisieron abandonar Camboya, el ejército le prohibió salir del país a Pran, quien quedó preso en un campo de concentración. Allí sufrió palizas y sobrevivió comiendo ratas e incluso carne de cadáveres.

 

Everlasting moments (2008)

Este drama sueco, dirigido por Jan Troell, está basado en la historia real de Maria Larsson, una mujer de la clase trabajadora durante la primera mitad del siglo XX. La joven gana una cámara Contessa en la lotería junto con un hombre llamado Sigfrid Larsson. Ambos acuerdan casarse para compartir el premio y así comienza su carrera como fotógrafa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí