Generalmente, mi trabajo se ubica como el de un fotoperiodista; sin embargo, nunca he trabajado ni colaborado con ningún medio. El registro del conflicto salvadoreño fue realizado no sólo como un esfuerzo de carácter informativo para que el mundo conociera desde su interior a la guerrilla, sino con una posición política que anula el sentido periodístico de imparcialidad, es decir, mi actividad como fotógrafo en este conflicto fue estar al lado de la lucha del pueblo salvadoreño, completamente integrado a la guerrilla, un guerrillero más, pero cuya arma de lucha fue la fotografía, de ahí que considere este trabajo como fotografía guerrillera y fundamentalmente política.

Augusto Vázquez

El frío y súbito peso de la pistola le fue ajeno al tacto. 

¿Sabes usarla? le cuestionó el camarada que le puso el arma en las manos. 

Si le contestó, no lo recuerda, pero la expresión de su rostro respondió por él; estaba en el epicentro de un terremoto causado por una desbocada estampida de guerrilleros que lo abrazó y lo dejó en trance, en una especie de shock hipnótico que le llenó el estómago de vacío, así como también las ráfagas de disparos llenaron las calles de Cuscatancingo, a las afueras de San Salvador. 

Este es el seguro, se mueve aquí y aquí le explicó, mientras manipulaba la pistola de diferentes formas, la movía rápidamente, y sacaba y metía el cargador. Por supuesto, la adrenalina no lo dejó comprender aquella rápida y breve lección para salvar la vida. 

Cualquiera pensaría que sujetó la pistola y comenzó a disparar, pero no; la reflexión lo regresó al origen, a aquella decisión consciente que había llevado a un mexicano a viajar a Centroamérica para sumarse a las filas del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y acompañar codo a codo a la guerrilla salvadoreña del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en tiempos de conflicto con el gobierno. 

Augusto Vázquez guardó el arma en la maleta y de ahí mismo sacó sus cámaras para, asegura, dar un salto como ser humano y como persona comprometida con la vida, pero no una sin sentido, sino una mejor para todos. 

Para seguir leyendo, adquiere tu Revista Cuartoscuro 171 en Sanborns y Librerías Educal, o vía electrónica enviando un correo a revista@cuartoscuro.com 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí